Acceden a la cuenta de RIPE de Orange España y dejan a los clientes sin Internet

Multitud de clientes de Orange se encuentran sin conexión a Internet tras el acceso no autorizado a su cuenta de RIPE.

Orange

Orange es uno de los operadores más populares a nivel nacional. Hablamos de una de las principales marcas de telefonía del país, pero no por ello está exenta de tener problemas de seguridad, algo que ya comprobamos hace no demasiado con Vodafone. Sin embargo, en esta ocasión, el acceso no autorizado no ha conllevado la sustracción de datos personales de clientes, pero sí que ha dejado sin conexión a muchos usuarios del operador naranja y de sus diferentes marcas.

Según comparte la cuenta Snow de X, parece que la cuenta de RIPE de Orange España habría sido hackeada por otro usuario, habiendo modificado las credenciales de acceso. Por medio del portal de RIPE, que se encarga de proporcionar las direcciones IP en Europa, se pueden controlar todas las direcciones asignadas a Orange España.

En concreto, el usuario avisó a Orange para que se pusiera en contacto con ellos a través de Twitter y de esta forma ver cómo recuperar el acceso, tal vez con un rescate de por medio. Sin embargo, como hicieron caso omiso, ha comenzado a habilitarse RPKI (Resource Public Key Infrastructure) en algunos prefijos de red con datos incorrectos, de tal forma que otras redes devuelven errores ante las peticiones de las direcciones de red pertenecientes a Orange.

El incidente en cuestión estaría afectando a todos los clientes de Orange, así como de otras marcas como Jazztel o Simyo, no permitiendo acceder a determinados sitios web. De hecho, también parece que sus propios servidores DNS han dejado de resolver peticiones, siendo necesario en primer lugar modificarlos para poder acceder a algunas páginas.

En cualquier caso, Orange confirma estar trabajando en resolver el incidente lo más rápido posible, por lo que en cuestión de horas debería restablecerse el servicio para todo el mundo. Mientras tanto, es posible que los tiempos de espera de los diferentes canales de atención al cliente sean más elevados de lo habitual.